Resistencia a la insulina: Que es, síntomas y tratamiento

La resistencia a la insulina es un trastorno en el que las células del organismo no responden de forma adecuada a la insulina, una hormona que se encarga de regular el nivel de azúcar en la sangre. Cuando hay resistencia a la insulina, el páncreas tiene que producir más insulina para intentar mantener el nivel de azúcar normal, pero con el tiempo puede agotarse y provocar diabetes tipo 2.

La resistencia a la insulina puede estar causada por varios factores, como la genética, el estilo de vida, el exceso de peso o algunas enfermedades. Algunos síntomas que pueden indicar su presencia son el aumento de peso, la fatiga, el hambre, la sed, las infecciones o los problemas de piel como la acantosis nigricans.

⚠️ La resistencia a la insulina es un factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares, obesidad, síndrome de ovario poliquístico, hígado graso y otras complicaciones. Por eso, es importante detectarla y tratarla a tiempo.

📣 SUSCRÍBETE AQUÍ AL CANAL DE TELEGRAM ✨ 

Ventajas y contenidos exclusivos sobre salud
Eventos especiales sólo en Telegram
¡Descuentos y sorteos todos los meses!

 

¿Qué es la resistencia a la insulina?

La resistencia a la insulina es una condición en la que las células del cuerpo no responden adecuadamente a la acción de la insulina, una hormona que regula el nivel de azúcar en la sangre. Esto provoca que el páncreas produzca más insulina para intentar compensar, pero con el tiempo puede agotarse y causar diabetes tipo 2.

Como explicación sencilla, diríamos que las puertas de las células se vuelven ‘insensibles’ a la acción de la insulina, lo que dificulta la entrada de glucosa. Sin embargo, con el tiempo, esta sobreproducción de insulina puede llegar a ser insuficiente para superar la resistencia, lo que deriva en un aumento de los niveles de glucosa en la sangre, conocido como hiperglucemia.

⚠️ La resistencia a la insulina es un factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares, obesidad, síndrome de ovario poliquístico, hígado graso y otras complicaciones. Por eso, es importante detectarla y tratarla a tiempo.

La resistencia a la insulina es una condición que afecta al metabolismo de la glucosa y que puede prevenirse y tratarse con hábitos de vida saludables. Si sospechas que se tienes resistencia a la insulina, debes consultar con los especialistas de Regenera para realizar las pruebas pertinentes y recibir el asesoramiento adecuado.

Proceso metabólico y función de la insulina

La insulina es una hormona producida por el páncreas que desempeña un papel fundamental en el metabolismo de los carbohidratos y la regulación de los niveles de glucosa en la sangre.

Una vez que la glucosa ingresa al torrente sanguíneo, la insulina actúa como una llave que abre las puertas de las células para permitir que la glucosa entre y sea utilizada como fuente principal de energía. Además, la insulina facilita el almacenamiento de exceso de glucosa en forma de glucógeno en el hígado y los músculos, para ser utilizado en momentos de necesidad energética.

Cuando consumimos alimentos, especialmente aquellos ricos en azúcares y carbohidratos, nuestro cuerpo descompone estos nutrientes en glucosa para obtener energía.

Causas de la resistencia a la insulina

No se conoce con exactitud qué causa la resistencia a la insulina, pero se cree que intervienen varios factores, como:

  • La genética: Algunas personas tienen una predisposición hereditaria a desarrollar resistencia a la insulina. Si existen antecedentes familiares de diabetes, se incrementa el riesgo de desarrollar resistencia a la insulina.
  • El estilo de vida: El sedentarismo, el estrés, el tabaquismo, el consumo de alcohol y una dieta poco saludable pueden favorecer la resistencia a la insulina. La falta de actividad física regular es otro importante factor de riesgo para la resistencia a la insulina. Cuando no se realiza ejercicio de forma habitual, los músculos no utilizan adecuadamente la glucosa como fuente de energía, lo que puede llevar a un aumento de los niveles de azúcar en sangre y al desarrollo de resistencia a la insulina.
  • El exceso de peso: El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo importantes para desarrollar resistencia a la insulina. El exceso de peso corporal, especialmente en la zona abdominal, contribuye a una mayor resistencia a los efectos de la insulina en el organismo. Esto se debe a que las células adiposas liberan sustancias inflamatorias que interfieren con la acción de la insulina.
  • Otras enfermedades: Algunas condiciones médicas, como el hipotiroidismo, el síndrome de Cushing, el acromegalia o algunos medicamentos. De hecho, el consumo prolongado de esteroides en dosis altas puede tener un impacto negativo sobre la sensibilidad a la insulina y generar resistencia (pueden interferir en el equilibrio hormonal del cuerpo y afectar la respuesta de las células a la insulina).
  • Hipertensión: La presión arterial alta, también conocida como hipertensión, puede estar asociada a la resistencia a la insulina. Cuando la presión arterial se mantiene elevada, puede afectar la función de los vasos sanguíneos y dificultar el transporte adecuado de la insulina a las células, lo que contribuye a su resistencia.

Síntomas de la resistencia a la insulina

La resistencia a la insulina suele ser asintomática en sus primeras etapas, por lo que muchas personas no saben que la tienen. Sin embargo, algunos síntomas de la resistencia a la insulina son:

  • Hambre extrema o hambre después de comer. Las personas con resistencia a la insulina pueden experimentar un aumento en el apetito, incluso después de haber comido. Además de sed intensa y boca seca.
  • Hormigueo en las manos y pies recurrentes. La sensación de hormigueo o entumecimiento en las extremidades puede ser un síntoma de la resistencia a la insulina.
  • Cansancio y fatiga. Puedes sentirte constantemente cansado o fatigado, incluso después de descansar adecuadamente.
  • Infecciones recurrentes, ya que la resistencia a la insulina puede debilitar el sistema inmunológico, lo que aumenta la facilidad a infecciones como resfriados, gripes y enfermedades de la piel. Como acné o manchas oscuras en el cuello, las axilas o las ingles conocidas como acantosis pigmentaria.
  • Dificultad para concentrarse. Algunas personas pueden experimentar dificultad para concentrarse o problemas de memoria.
  • Hipertensión arterial. La resistencia a la insulina puede contribuir al desarrollo de hipertensión arterial, lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Niveles altos de colesterol. La resistencia a la insulina puede elevar los niveles de colesterol LDL en la sangre.
  • Aumento de peso, especialmente en el abdomen. Las personas con resistencia a la insulina pueden tener dificultades para controlar su peso, especialmente en la zona abdominal.
  • Alteraciones menstruales o infertilidad en las mujeres, e incluso disfunción eréctil en los hombres.

¿Qué complicaciones puede tener la resistencia a la insulina?

La resistencia a la insulina puede tener varias complicaciones si no se trata adecuadamente, como:

  • Diabetes tipo 2: Cuando las células no responden adecuadamente a la insulina, los niveles de glucosa en la sangre aumentan, lo que puede llevar a la aparición de la diabetes. Es importante controlar y tratar la resistencia a la insulina para prevenir la progresión a la diabetes tipo 2. Es una enfermedad crónica que aumenta el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, renales, nerviosos y visuales.
  • Síndrome metabólico: Es un conjunto de factores de riesgo que incluyen obesidad abdominal, hipertensión arterial, dislipemia e hiperuricemia.
  • Síndrome de ovario poliquístico: Es una alteración hormonal que afecta a las mujeres en edad fértil y que se caracteriza por irregularidades menstruales, exceso de vello corporal, acné, infertilidad y resistencia a la insulina.
  • Hígado graso: Es una acumulación de grasa en el hígado que puede causar inflamación, fibrosis y cirrosis.
  • Aterosclerosis: Es la formación de placas de colesterol en las arterias que dificultan el flujo sanguíneo y pueden provocar infartos o accidentes cerebrovasculares.

Diagnóstico y tratamiento de la resistencia a la insulina

Para diagnosticar la resistencia a la insulina se pueden realizar diferentes pruebas, como:

  • Análisis de sangre: Se mide el nivel de glucosa y de insulina en ayunas y después de una carga oral de glucosa. Si el nivel de glucosa es normal pero el de insulina es alto, puede indicar resistencia a la insulina.
  • Índice HOMA: Es un cálculo matemático que relaciona el nivel de glucosa y de insulina en ayunas. Un valor superior a 2,5 sugiere resistencia a la insulina.
  • Test de tolerancia a la insulina: Se administra una dosis intravenosa de insulina y se mide el nivel de glucosa cada 15 minutos durante 2 horas. Si el nivel de glucosa no baja lo suficiente, significa que hay resistencia a la insulina.

El tratamiento de la resistencia a la insulina se basa en modificar los hábitos de vida y, en algunos casos, tomar medicamentos. Algunas medidas que se pueden adoptar son:

  • Perder peso: Reducir el exceso de grasa corporal mejora la sensibilidad a la insulina.
  • Hacer ejercicio físico: La actividad física regular aumenta el consumo de glucosa por los músculos y reduce el nivel de insulina.
  • Seguir una dieta equilibrada: Se recomienda limitar el consumo de azúcares simples, grasas trans, productos procesados o industriales y alcohol. Y por otro lado aumentar el consumo de proteínas magras, frutas y verduras.
  • Es importante poder practicar el ayuno intermitente o prolongado. En Regenera tenemos varios programas Keto + Ayuno para realizar desde cero incluyendo una
Diferencias hay entre resistencia a la insulina y diabetes tipo 2

⚠️ La resistencia a la insulina es una alteración en la que las células no responden bien a la insulina, pero el páncreas aún puede producir suficiente insulina para mantener el nivel de glucosa normal o ligeramente elevado. La diabetes tipo 2 es una enfermedad en la que el páncreas no produce suficiente insulina o la que produce no funciona correctamente, lo que provoca un aumento del nivel de glucosa por encima de los valores normales.

Es importante escoger alimentos que mejoran la sensibilidad a la insulina y contribuyen al mantenimiento de la masa muscular.

Alimentos recomendados y a evitar con resistencia a la insulina

Los alimentos que se deben evitar

Son aquellos que contienen azúcares simples, como los dulces, los refrescos, los zumos, los cereales, el pan, la pasta, el arroz, la bollería, las mermeladas o las salsas. Estos alimentos provocan un aumento rápido del nivel de glucosa en la sangre y estimulan la producción de insulina (sobre todo aquellos en formato líquido, siendo los más perjudiciales).

También se deben evitar las grasas trans, principalmente los alimentos fritos, ya que favorecen el aumento de peso y la inflamación.

Alimentos recomendados para evitar la resistencia a la insulina

  • Los alimentos que se deben consumir si se tiene resistencia a la insulina son aquellos que contienen fibras naturales, como las frutas de todo tipo por su aporte en vitaminas para sentirnos más enérgicos; las verduras como puerros, calabacín, cebolla, berenjenas, alcachofas, espárragos, lechugas; o los frutos secos, como nueces, almendras y piñones. La fibra ayuda a regular el nivel de glucosa en la sangre y aporta saciedad.
  • Además, se pueden incluir grasas saludables, como el aceite de oliva y el aguacate, que tienen un efecto antiinflamatorio y antioxidante.
  • También se deben consumir proteínas magras, como el pescado (tanto azules como blancos), el pollo, el pavo, el huevo. Es mejor evitar lácteos, sobre todo la leche por su cantidad de azúcar y en caso de consumo, es mejor quesos de cabra.

¿Suplementación para la resistencia a la insulina?

Como siempre decimos en regenera, es importante que la suplementación sea puntual en caso de no poder obtener los mismos beneficios de forma natural. Por ello es mejor incluir los alimentos de esta lista a nuestra dieta contra la resistencia a la insulina:

  • El cromo: Es un mineral que participa en el metabolismo de los hidratos de carbono y mejora la acción de la insulina. Lo encontrarás en carnes como el jamón, carne de vacuno y pavo. En verduras como la lechuga y en frutas, como manzanas y plátanos.
  • El magnesio: Es un mineral que interviene en más de 300 reacciones enzimáticas y favorece el transporte de glucosa a las células. Fácil de encontrar en guisantes, acelgas, avellanas o nueces. Aunque los alimentos estrella son los mariscos.
  • La canela: Es una especia que tiene propiedades hipoglucemiantes e hipolipemiantes y mejora la sensibilidad a la insulina.
  • El ácido alfa lipoico: Es un antioxidante que protege las células del daño oxidativo y aumenta el consumo de glucosa por los músculos. Lo otendrás en zanahorias, espinacas, brócoli, remolacha, coles de Bruselas. guisantes o boniatos.
  • El extracto de té verde: Es una bebida que contiene polifenoles y cafeína que estimulan el metabolismo y reducen el nivel de glucosa e insulina.

MEJORA TU SALUD, DE VERDAD.

Recibe cada semana en tu email consejos prácticos para cuidar de tu salud de forma natural y efectiva. Aprende a vivir más y mejor con nuestro contenido gratuito y exclusivo.

¿Te has quedado con alguna duda sobre la resistencia a la insulina?

¡Escribe un comentario y te respondemos lo antes posible!

Fuentes y estudios relacionados:

1 comentario en “Resistencia a la insulina: Que es, síntomas y tratamiento”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Abrir chat
Hola 👋
Escríbenos por whatsapp aquí y una de nuestras asesoras resolverá todas tus preguntas.