enfermedad de Crohn

¿Qué es la enfermedad de Crohn? Te lo contamos y sus tratamientos

Si estás sufriendo trastornos del sistema digestivo a diferentes niveles, hoy queremos hablarte acerca de la enfermedad de Crohn. En muchos casos, los síntomas de la enfermedad de Crohn pueden ser muy similares a los síntomas de la celiaquía. Por eso hoy te hablamos de los síntomas y tratamientos si crees padecer esta enfermedad.

Enfermedad de Crohn, definición y tratamientos

Está ampliamente recogido en la literatura científica que el sistema digestivo es el epicentro de nuestra salud y de nuestro sistema inmune.

Por ello y aunque parezca obvio, es importante resaltar que lo que comemos impacta en nuestra respuesta inmunitaria, no solo a nivel intestinal, sino también fuera del aparato digestivo. Si además, lo que queremos abordar es una enfermedad autoinmune, como es la enfermedad de Crohn, esto también será determinante.

Si quieres aprender más acerca del Tratamiento Integrativo de Enfermedades Autoinmunes, haz clic aquí y descubre el Máster Online de Regenera University.

¿Qué es la enfermedad de Crohn y cuáles son sus síntomas?

Concretamente, la enfermedad de Crohn es una alteración del sistema digestivo de tipo autoinmune. Es decir, que es nuestro propio sistema inmune el que ataca nuestros propios tejidos. Y en este caso, lo hace en la parte final del intestino delgado y en el principio del intestino grueso.

La clínica que presenta la enfermedad de Crohn da síntomas como:

  • Diarrea.
  • Sangrado en las heces.
  • Pérdida de peso.
  • Malabsorción de nutrientes.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Crohn?

Para detectar la enfermedad de Crohn se precisa de un diagnóstico y de pruebas complementarias como:

  • Hallazgos histológicos, que se van a encontrar a través de una biopsia.
  • También en una analítica en la que podremos ver valores de inflamación aguda o una desregulación en los glóbulos blancos (células inmunitarias).
  • Y además, un marcador muy habitual que se usa es la calprotectina. Este marcador se puede identificar en sangre o en heces y debe estar por debajo de 100 (óptimamente en 20). Todo lo que esté por encima de esto, es un indicador claro de que hay un proceso inflamatorio en tu sistema digestivo.

Genética y enfermedad de Crohn

Existen estudios de genoma completo que se realizaron a principios de este siglo para este caso, el de la enfermedad de Crohn, en los que se pensaba que a través de la genética y los diferentes polimorfismos de los genes se podría acabar explicando esta enfermedad.

Y es cierto que hay en torno a unos 144 polimorfismos, pero también lo es que estos solo explican, como mucho, hasta un 30% de la enfermedad. El otro 70% no puede explicarse con la genética.

Por lo tanto, como ya te hemos contado alguna vez: la genética te va a predisponer, pero desde luego no te determina. Lo que sí será determinante es tu estilo de vida, y aquellas acciones que llevas a cabo en tu día a día y que pueden debilitar tu sistema inmune. Lo cual, favorece la aparición de esta autoinmunidad.

enfermedad de Crohn

Los fármacos y la enfermedad de Crohn

Precisamente porque nuestro estilo de vida es determinante, una vez que tenemos la “etiqueta”, es decir, el diagnóstico de la enfermedad de Chrohn, si lo único que hacemos es tomar un fármaco sin tener en cuenta otras cosas como nuestra forma de alimentarnos o nuestros niveles de vitaminas o nutrientes, no estaremos en realidad resolviendo nada.

A nivel farmacológico existen, por ejemplo, los antiinflamatorios intestinales. También, cada vez más utilizados, son los fármacos de nueva generación, que lo que hacen es frenar concretamente una molécula que participa en el proceso inflamatorio y que se llama TNF-α (tumor necrosis factor).

Sin embargo, esto es hacer una acción extremadamente acotada del proceso y, aunque en un momento dado podría hacerse uso de este fármaco como “apagafuegos”, las dos claves que tenemos que tener claras son:

  • Que necesitamos entender aquellos mecanismos que han participado en el desarrollo de este trastorno autoinmunitario.
  • Que podemos y debemos abordar los factores que afectan directamente a nuestro sistema inmune en nuestro estilo de vida.

Tratamientos para la enfermedad de Crohn

A la hora de abordar la enfermedad de Crohn hay varios factores que tienes que tener en cuenta, ya seas profesional de la salud o un paciente que sufre esta enfermedad.

La alimentación es determinante

Como te adelantamos al principio de este artículo, el sistema digestivo es el epicentro de nuestro sistema inmunitario, ya que es la estructura más extensa de nuestro cuerpo que entra en contacto con el exterior. Por ello, hasta el 80% de nuestras células inmunitarias se encuentran localizadas ahí.

De este modo, todo aquello que influya en tu sistema digestivo y por tanto, también en tu microbiota, tiene una importancia capital de cara a abordar la autoinmunidad de la enfermedad de Crohn.

En este sentido, hay tres cosas claves que debes tener en cuenta:

  • La alimentación: sí o sí, tienes que cuidar lo que comes. Y esto, aunque parezca obvio en un contexto de alteración intestinal, no es algo que todo el mundo haga. Sin embargo, es determinante porque de nada te servirá tomar un fármaco, si no haces cambios en tu forma de alimentarte.
  • Los ritmos de comidas: porque tan importante como el QUÉ comes es CUÁNTAS veces comes al día. Cuando dejas espacio entre comidas, generas ventanas en las que no estás en “modo ingesta” y por tanto, puedes ayudar a tu sistema digestivo a repararse y también a limpiarse, gracias al Complejo Migratorio Motor (Migrating Motor Complex, MMC).
  • El sistema nervioso central y su impacto en el sistema digestivo a través del eje intestino-microbiota-cerebro: este eje tiene una acción bidireccional y por tanto, lo que pasa en nuestro sistema digestivo impacta en nuestro cerebro y viceversa.

El papel del sistema inmunitario

Ya te hemos contado que la genética solo explica una parte de la enfermedad de Crohn y que el resto viene determinada por el estilo de vida y las acciones que debilitan al sistema inmune. Algunas causas para este debilitamiento son:

  • La programación metabólica: los primeros años de vida o el tipo de lactancia (porque son determinantes en la microbiota).
  • La toma de antibióticos también puede debilitar al sistema inmune y alterar la microbiota.
  • La alimentación que has llevado a cabo en el recorrido de la enfermedad, mientras ha ido desarrollándose la sintomatología.
  • Las situaciones emocionales o los conflictos no resueltos.

Y en este sentido, será clave también, tener en cuenta aquellos factores que regulan la respuesta inmune como:

  • La vitamina D, que es la que obtenemos por la exposición al sol y que ejerce un papel inmunorregulador determinante, para que el sistema inmune actúe de forma eficiente.
  • La vitamina A, presente en la yema del huevo o en las vísceras de animales de pasto.
  • Las presencia en tu dieta de grasas de calidad como los ácidos grasos EPA y DHA.

Teniendo en cuenta esto en un adecuado Proceso Diagnóstico como el que enseñamos en el Máster en Psiconeuroinmunología Clínica de Regenera University, podremos identificar qué factores son los que han podido desregular el sistema inmunitario y poder intervenir a ese nivel.

Si quieres saber más detalles acerca de la enfermedad de Crohn, te esperamos en el vídeo de nuestro canal de YouTube donde además puedes dejarnos tus preguntas y comentarios.

¡Te esperamos!

Abrir chat
Hola 👋
Escríbenos por whatsapp aquí y una de nuestras asesoras resolverá todas tus preguntas.